lunes, 23 de junio de 2008

Sin llorar me despedí...

Sin llorar me despedí de un lugar al que nunca le pude encontrar ninguna lógica. Un lugar que sin dudas saco cosas de mí que hacia rato que no veía, un lugar que me dio alegrías, sorpresas, incertidumbres y también tristezas.
Sin llorar me despedí de las cosas que me rodearon y me acompañaron una parte de este camino de todos los días. La verdad no entiendo todavía por que me tuve que despedir. Sin saber como, o de que forma, pero dije adiós y sin llorar me despedí…
Sin llorar me despedí para comenzar un nuevo camino que promete muchas cosas nuevas, algunas serán buenas y otras no tanto. Pero para entrar en este camino tuve que dejar mas cosas de las que creía en un principio.
Por donde y como voy a caminar no lo sé pero tuve que dejar cosas importantes en la entrada, que lamentablemente no estarán en los nuevos caminos. Pero comienzo a recorrer este nuevo camino, con la esperanza de que en cada descanso pueda encontrar aquellas cosas de las que me despedí sin llorar.
Sin llorar me despedí de un lugar tan censillo pero increíble, un lugar totalmente perdido en este mundo. Me despedí de ese lugar en el que las personas disfrutaban estar y me voy a un lugar donde no se como será, pero sin dudas que de donde me despedí, será distinto.
Sin llorar me despedí, y pude decir gracias por lo mucho que me dieron. Sin saberlo me volví a ir de un lugar en el que estaba muy cómodo, esperando encontrar nuevas cosas que puedan hacerme recordad que donde estuve valió la pena. Si no llego a encontrar alguna de las cosas que deje en el comienzo de este camino, siempre le va a faltar algo, y sin dudas me tendré que conformar pensando que Son Rachas…

9 comentarios:

Ave Fenice dijo...

ayer me despedi de mi hija sin llorar, pero ahora lloro ella... es dificil, el desprendimiento...

Luciana dijo...

Si tenemos la posibilidad de despedirnos y agradecer es porque fuimos un poco felices estando en ese lugar... muestra la ternura de nuestro corazón... pocas veces pude hacerlo yo sin llorar...
Pero cuanto nos hacen crecer estas rachas!!
Pura vida!
un beso enorme...

EnLaOscuridadDeLaNoche dijo...

Cuando empiezas un nuevo camino te asalta el miedo... dejar gente/cosas amadas atrás hace que la melancolía llame a tus puertas, pero la verdad es que antes de alcanzar lo que dejas atrás hubo otra gente, otras cosas. El laberinto da muchas vueltas, y como bien dices quizás vuelvas a toparte con aquello de lo que te despediste, pero lo seguro es que conseguirás otras, así que... disfruta del camino.
Un abrazo.

chuliMa dijo...

Nuevos aires y nuevos rumbos, y las cosas viejas mejor no volver a por ellas, aunque estén sin estrenar.
Saluditos racheados

Gisel dijo...

sin llorar de despediste por que eres fuerte (:

El susurro de las páginas dijo...

Hola, somos El susurro de las páginas. Queríamos agradecerte tu comentario, nos ha hecho mucha ilusión que te unas a este (por el momento) pequeño rincón de lectura, y esperamos que disfrutes con los libros y entradas que vayamos publicando.
Esperamos que sigas interesándote por las próximas lecturas y que sigas visitándonos. Y si no, son rachas ;)
Un beso. Nos leemos.

CosasEntreMujeres dijo...

Entiendo perfectamente ese sentimiento... tener que decidir si avanzar o quedarte en ese lugar donde uno se siente feliz, comodo y completo. Uno siempre elige avanzar.. pero lo bueno es cuando queda en el corazon todo lo vivido en ese lugarcito especial.
Besos!

Cordoba Extremo dijo...

Muchas veces cuando uno llora al despedirse de alguien es porque sabe que le va costar alejarse de eso que le hace bien y de lo que se mal acostumbro, ya que está pensando solamente en uno. Seguramente, como te paso a vos, tu gente tampoco lloró al despedirse, ya que en vez de ponerse triste por saber que ya no te tendrían con ellos optaron por alegrarse por vos y por haber tenido la posibilidad de disfrutarte aunque sea por poco tiempo. De eso tenés que enorgullecerte ya que habla muy bien de vos y de las huellas que dejas al caminar y por lo demás no te preocupes; bienvenido sea!… ya que son rachas!

Dr. Amor dijo...

Yo soy de los que opina que uno llora para que las lágrimas se lleven esa sensación fea o triste que nos nubla el alma. Me alegro mucho que no hayas llorado, porque significa que nada se ha llevado de tu alma lo vivido en aquel lugar y que te acompañará siempre.
Saludos!