domingo, 27 de abril de 2008

Lo queremos hasta que lo tenemos...

Lo queremos hasta que lo tenemos. Cuantas veces nos pasa que queremos algo con mucho deseo, dedicamos mucho esfuerzo para conseguirlo y sin saber por que cuando lo conseguimos ya no lo queremos.
Muchas veces parece un capricho, pero no lo es, no sabemos como explicarnos pero nos pasan más de una ves y es una situación que sin dudas no podemos controlar.
Lo queremos hasta que lo tenemos., sin dudas hay muchos ejemplos para dar, pero me parece que el mas representativo de todos es uno solo. Cuando somos niños, deseamos con todas nuestras fuerzas el ser grandes. Queremos ser grandes, para que nos dejen hacer todas esas cosas que por ser chicos no nos dejan. Siempre queremos ser grandes para poder acostarnos mas tarde, para poder salir a bailar, para que no nos pongan en penitencia, la verdad es que deseamos tanto ser grandes que cuando somos grandes nos damos cuenta de una sola cosa, que ya somos grandes y en realidad nos gustaría ser chicos toda la vida. Si, ya somos grandes, lo conseguimos pero ahora no resulta ser todo lo que pensábamos, así que queremos ser chicos de nuevo y no se puede. Si ahora que logramos ser grandes, nos damos cuenta que podemos hacer todas esas cosas que de chicos no podíamos, pero también aparecen otros problema, tenemos que trabajar, todos los fin de mes nos falta el dinero, tenemos un montón de responsabilidades que cuando éramos chicos no teníamos. La verdad que ya tenemos lo que queríamos pero no resulto ser lo que pensábamos, una verdadera desilusión nos llevamos al darnos cuenta que pasamos mucho tiempo tratando de demostrar que éramos grande sin disfrutar de que éramos chicos para luego no poder disfrutarlos, la verdad que Son rachas.

4 comentarios:

Racheado dijo...

Hola, como que hasta me sentí un poco nostálgico pensando en mi niñez al leer tu entrada, y es que es muy común entre mis amigos comentar "qué padre ser niño, sin preocupaciones" y bien cierto que cuando fuimos niños queríamos ser grandes... qué ironía, pero bueno, nos queda la lección y a disfrutar el presente =)

chuliMa dijo...

Es un buen ejemplo de la naturaleza humana, querer lo que no se puede alcanzar, peero a la vez las mejores cosas se alcanzan precisamente así

Shaluditoss racheados
;-)

Maganto dijo...

Me gusta lo que has escrito, sin embargo no creo que el ejemplo que as puesto sea unos de los mejores. El problema que nos ocurre cuando llegamos a ser mayores esk nos desilusionamos con nosotros mismos xq no emos llegado a ser nada de lo que pensabamos, entonces no sería un... lo queremos hasta que lo tenemos.
Más bien sería un... yo queria otra cosa.


Aún así estoy totalmente de acuerdo con lo que has dicho, yo hace poko escribí algo parecido. Mi punto de vista es que cuando conseguimos algo finalmente nos damos cuenta de que no es "el final" lo que queremos sino el hecho de llegar hasta ahí, el transcurso hacia la llegada, el camino.


Me ha gustado mucho el texto,te visitaré mas a menudo ^^.

Un saludo

Uno más dijo...

Desde mi humilde punto de vista, la idea que tu has expuesto en tu post, es el juego de la vida, y ¿qué es la vida sino encontrar la felicidad?. La superación de metas, la solución de problemas, o el conseguir lo que nos proponemos hasta conseguirlo, entra dentro de los esquemas mentales de todo ser humano, son necesarios para sentirnos vivos. Creo que he leido esto en el blog de Maganto, y con el cual estoy bastante de acuerdo.

Desde mi punto de vista, todo gira en torno a la búsqueda de la felicidad, y la felicidad, al igual que el amor, es un eterno deseo insatisfecho.

Muchas gracias por visitarme, y por dejar tu comentario.

Un saludo filosófico